La independencia de Catalunya

Me apetece escribir sobre política casera…

Desde hace unos meses el clima político en mi tierra está bastante convulso debido a un cambio paulatino pero incesante hacia la posibilidad de crear un nuevo Estado en el seno de Europa: Cataluña (Catalunya en catalán, mi lengua)

Desde la distancia tanto física como de los medios de comunicación españoles y catalanes he ido viendo como la ilusión de un pueblo se ha ido potenciando hasta obligar a los políticos a tomar partido por el soberanismo español o catalán. Desde la llamada “caverna mediática” o medios de comunicación de la meseta (Madrid) se intenta vender que este sentimiento nacionalista ha sido promovido por el gobierno catalán; en su miopía no se dan cuenta de que es un movimiento popular, promovido por plataformas civiles como la ANC (Assamblea Nacional de Catalunya) o el colectivo Súmate entre muchos otros.

Este movimiento cien por cien democrático, transversal, donde personas de todas las edades e idiomas participan es atacado por la prensa españolista como movimiento anti-democrático, fascista y nazi.

Imagen

El catalanismo a lo largo de su historia siempre había apostado por una integración ibérica con el resto de pueblos de la península, de estilo federal. En su optimismo trató hasta el final de crear un encaje que admitiera que España es un estado plurinacional, con diferentes pueblos que aceptaban vivir en común gobierno por el bien de todos. Por desgracia, la contraparte del gobierno central de Madrid, desde el Decreto de Nueva Planta en 1714, cuando los catalanes pierden su autogobierno por invasión militar franco-castellana, siente que España es sólo una nación. Cuando hablamos de una nación nos referimos a una uniformidad ciudadana por la que esta sólo debería comunicarse en lengua castellana y usar las otras lenguas en casa con la familia.

Creo que es importante señalar que el movimiento separatista fue un movimiento de izquierdas que partía de bases proletarias, mientras que las élites burguesas siempre abogaban por el pactismo con Madrid. Actualmente es interesante ver como una mayoría de la población de Cataluña desea la independencia, (según sondeos y encuestas). ¿Qué es lo que ha ocurrido para que una amplia parte de la socedad catalana desee la independencia de España?

Imagen

Para la prensa de Madrid lo que ha ocurrido es una indoctrinación masiva de la población de Cataluña a través de A) Medios de comunicación de la Generalitat de Catalunya B) Políticas educativas que promueven el separatismo ya entre los niños.

Me parece poco verosímil que a través de un canal autonómico como tv3 se pueda indoctrinar a toda una población que elige entre dos otros canales españoles TV1 y TV2. Años después cuando aparece el segundo canal atonómico catalán, Canal 33, existen Antena 3, y Telecinco. Años después con los nuevos canales como el 3/24 (catalán) aparecen Cuatro o la Sexta. Así pues nos encontramos que la televisión en catalan siempre ha estado en una clara desventaja frente a las de habla castellana. Hay que felicitar a los operadores de los canales catalanes cuya programación ha eclipsado a las otras cadenas, subvirtiendo a la población y engañando al pueblo catalán a que se revele contra un Estado que tanto ha defendido sus intereses como lo es España.

La escuela defendida desde las leyes centralistas como la Wert o el TIL, hacen peligrar la diferencia de pensamientos, la discusión y la consecución de conclusiones. La escuela catalana es abierta, plural, y defiende el conocimiento de la lengua y la historia catalanas, así como la lengua y la historia de España.

És ridículo pretender que aprender otra lengua (local) y la historia (local) es una manera de indoctrinar en pensamientos nacionalistas, cuando a la vez se enseñan historia universal y historia de España, y inglés o francés. Será que ahora querremos ser parte de la corona británica por aprender inglés o parte de la República Francesa por aprender francés? Lo que hay es mucha hipocresía, y muchas ganas de crear pensamiento único, lengua única y uniformidad de Estado. Como siempre una nación, la española, una lengua, el español.

Sobre la denominación de la lengua también podríamos hablar, ya que la lengua en la que estoy escribiendo es el castellano, pero las políticas centralistas pretenden que esta es la lengua única y vehicular de España. Lamento que no haya dedicado ni un solo trimestre de la escuela en aprender Euskera o Gallego. Eso sí es una pérdida. O que no haya intenciones de potenciar lenguas como la fabla aragonesa o el bable astur (que casi se han extinguido). Eso es riqueza que se pierde día a día. En su ceguera, España (gobiernos centrales), en vez de potenciar sin ningún tipo de temor a las culturas internas, las ha ido tolerando o eliminando en diferentes períodos, haciendo que los que pertenecen a dichas culturas, en vez de querer ser parte de una España que no desea ser plural, prefieran proclamar su patria chica.

Por favor siéntete libre de escribir y contrastar tus ideas, puesto que a más diálogo más acercamiento. Alzo una copa en tu honor visitante, que los hados siempre te sean favorables.

Publicado en Mi Locura | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

De la Locura y el Poder

Esta es la única entrada autocensurada. Sí, me salto mi política anticensura, pero esto no es una democracia, sino una dictadura bloggil.

Un fuerte abrazo a tod@s y lamento las molestias que se hayan originado debido a este post o las molestias que se originen por su retirada.😉

Publicado en Mi Locura | Etiquetado , , , | 9 comentarios

Me pregunto cómo empezar de nuevo…

Me pregunto cómo empezar de nuevo… He abandonado durante tanto tiempo el hábito de escribir el blog que se me han entumecido los dedos. He dejado a lectores sin nada más que el silencio digital y por ello te pido perdón y comprensión. A veces apetece escribir y a veces apetece experimentar, siendo esto último lo que ha sucedido durante estos largos meses.

En cuanto a ruta y amistades hay demasiado que decir, por lo que de momento me lo guardaré ya que me cansa tener que organizar tanta información. Así pues los resumiré diciendo que ha sido una increíble experiencia viajar hasta Argentina partiendo de México y volver a Panamá, donde actualmente me encuentro, conviviendo con Silvia – mi pareja – y trabajando, si es que se le puede llamar trabajar hacer algo que tanto placer me da. Te dejo un par de fotos del viaje…

ImagenAquí estamos en el punto más alto del treck Salkantay-Machu Pichu

ImagenSilvia con la vista de las ruinas de Machu Pichu de fondo…

Imagen

Glaciar del apu Salkantay

En cuanto a lo aprendido a nivel de habilidades “artísticas” te dejo unas imágenes de las artesanías realizadas tanto por mis manos como por las de Silvia.

Collar de los cuatro elementos hecho en cobre con serpentina y crisocola

Collar de cobre con serpentina y crisocola

Collar de plata alemana con fosil de caracolasCollar de plata alemana con fosil de caracolas


Collar de bronce con jade esmeralda

Collar de bronce con jade esmeralda

Collar de plata alemana con serpentina

Collar de plata alemana con serpentina

Bueno, y finalmente te dejo un video de mi “trabajo actual”, que trata de un show de danza de fuego para un restaurante llamado Bambú Beach en Bocas del Toro, un pequeño pedazo de paraíso sobre la Tierra.

Supongo que por estas tierras nos quedaremos una temporada hasta que nos pique el gusano del viaje de nuevo.

Gracias a esta sección de imágenes me como de un tirón un año de viaje y me dejo el terreno libre para escribir de lo que me gusta, con serenidad, sin presiones.

Así que aprovecho este minipost para resetear la energía del blog y empezar una nueva época. Sobre el camino de Santiago tardaré en escribir, ya que debo reconocer que se me han olvidado detalles importantes, así que hasta que no pueda volver a casa y releer mi “diario de peregrinaje” no crea que pueda avanzar mucho más. Sobre la sección Peregrinaje por América también dejo de escribir ya que el recorrido se ha hecho y de momento me quedo por Bocas una temporada. Supongo que iré escribiendo en la sección Mi locura y en la de Tarot.

Pues nada, siento ser tan breve, sólo quería pasar por la cueva a saludarte, caminante. La sombra de tu presencia ha permitido romper el hechizo y que deje de mirar el fuego, alzando la vista a tus ojos para establecer de nuevo el vínculo comunicativo perdido tiempo atrás. Permíteme rellenar de nuevo tu copa con el placentero vino para que éste suelte de nuevo nuestras lenguas con historias del pasado, el presente, el futuro y las de la tierra de los sueños.

Publicado en Pergrinando por América | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

El fin del mundo se acerca y yo sin actualizar el viaje…

Sería una pena que ahora que el supuesto fin del mundo se acerca no dejara una última impresión de los avances del viaje.  Sé que hace medio año que no escribo por aquí, pero si sirve de excusa estaba viviendo la vida al cien por cien, conectado con mis pies en la Tierra con los ojos en lo Alto.

A ver donde dejé las cosas… Uf! Fue en Panamá y encima dirigiéndome de nuevo para el norte! Supongo que me toca relatar un tanto el viaje… Pues, como te decía en el último post, empecé a viajar acompañado de Silvia, una chica metalera guatemalteca (chapina). Nuestra intención era cruzar a Colombia, pero después de esperar un carguero por más de tres semanas le propuse ir hacia sus tierras, ya que en su momento las pasé corriendo hasta que me encallé en la isla de Utila, en Honduras.  Como le dejé el peso de la decisión a ella, ella lo dejo al destino, ponendo dos papelitos en una bolsa, uno con una G y otro con una C. La mano inocente sacó la G y así fue como emprendimos viaje para sus tierras. No teníamos mucho dinero, por lo que después de agarrar un bus a la frontera con Costa Rica fuimos subiendo en autostop hasta guatemala. Por Centroamérica es muy sencillo viajar a dedo parando los trailers en las fronteras. Así fue como llegamos a la Ciudad de Guatemala, a casa de la familia de ella. ¡Uy como me salto cosas!

Cuando estábamos pasando la frontera de Honduras con Salvador, después de sacar los pasaportes y sellarlos, nos pusimos a buscar un camión que nos acercara a Guatemala. Era ya oscuro, debían ser las 21:30, y sólo había un camión aparcado en la frontera. Como la matrícula era de Guate decidimos que ella iría a preguntar para el posible “ride”. El camionero nos dijo que él no tenía problema, pero que tenía que llevar a una familia (padre, madre, bebé) para allá, y que si ellos no tenían inconveniente nos llevaba. Al cabo de unos minutos aparecen y nos dicen que no había problema, de manera que nos dirigimos para el camión. De camino al trailer me sorprendió que el señor sostuviera entre un monton de papeles una cartera artesanal idéntica a la nuestra,  y le dije jovialmente: Que bueno! Yo tengo una cartera igual a esta! Buscando entre mis cosas vi que había desaparecido. Abriendo los ojos como platos, palideciendo y sudando sudor frío le dije que la había perdido, a lo que él me contestó que se la encontró en el suelo de la cabina para sellar pasaportes. Nisiquiera había abierto la cartera, por lo que cuando le dijimos lo que había en el interior (350 dólares y una tarjeta de débito a nombre de Silvia) nos la devolvió sin reservas. Durante las dos primeras horas de ese viaje en camión estuve en estado de shock, pensando en el milagro que había ocurrido. Hay cadenas de casualidades que superan la ficción. Todo nuestro dinero (error nuestro) estaba en esa cartera, que cayó en el suelo de una frontera, fue recogida justo por la gente que iba a subir al camión al que pedimos “ride”… Ahora imaginemos, que el camionero hubiera dicho que no subiéramos, no habríamos conocido a la familia, estaríamos tirados sin un peso en la frontera de Salvador, etc. Sea como sea, hasta el día de hoy lo veo como un milagro.

El camión nos dejó en la carretera a dos horas de la capital, por lo que subimos a un bus y llegamos hasta la casa de la madre de Silvia. El mes que pasé en Guatemala fue muy querido, puesto que la hospitalidad de los chapines me hizo sentir como en casa, de hecho mejor que en casa. Visitamos Antigua y el lago Atitlán, compramos piedras, alpaca, y empezamos a crear joyas artesanas de más calidad que los simples aretes. Bajamos de nuevo a Panamá, donde nos alojamos en un apartamento por 300 dólares al mes y nos quedamos un par de meses. Las artesanías se  vendían a un precio muy bueno y dejé con el tiempo de hacer danza de fuego, puesto que el dinero que ganábamos era suficiente. Recuerdo una vez que recibí una propina de 100$ por hacer un show de fuego donde se encontraba cenando un importante diputado de la oposición… Esta vez decidimos ir en avión hasta la frontera en Puerto Obaldía y de allá dirigirnos a Capurganá (Colombia) en lancha. El vuelo salía por 90 dólares y salía en dos semanas más por lo que aprovechamos para ahorrar y seguir aprendiendo con las artesanías.

Con un poco menos de mil dólares dejamos Panamá por la zona del Caribe panameño, la zona de los indios Kuna. Puerto Obaldía es un minúsculo pueblo portuario precioso. Allí Subimos a una lancha de unos chicos colombianos a cambio de ayudarlos a subir dos máquinas de fabricar helados. La diminuta lancha parecía que iba a volcar a cada ola, pero al cabo de 45 minutos llegamos sin mayores problemas a Sapsurro donde descargamos las neveras y de allí nos dirigimos a Capurganá. La travesía es de 15 dólares, pero gracias a la ayuda nos cobró sólo siete. Nos quedamos en Capurganá durante una semana, puesto que es un auténtico paraíso, uno de los lugares que más me gustó del viaje. El problema es que al ser un pueblo de frontera la migración causa muchos problemas a los artesanos. Así pues decidimos ir a tierra firme, a Turbo (horrible ciudad portuaria que saltamos sólo al llegar). El viaje en lancha cuesta 30 dólares. Nos fuimos directos a Medellín en bus.

¡Como amo las tierras antioqueñas! Aunque he conocido muy buena gente en todas partes no dudo en afirmar que las gentes más amables que he encontrado a lo largo del camino són los ciudadanos de medellín. Quiso el destino que fuéramos a la zona del parque Lleras a buscar hostel barato. Ya instalados en un hostel, fuimos al parque Lleras para ver como estaba el “parche” (es decir la venta ambulante de artesanías), y allí nos encontramos con Diana y con Oscar , dos amigos que hicimos en Panamá. Ella es española y divemaster, viniendo también de Utila bajando poco a poco, y él es su pareja, un artesano y tatuador colombiano. La sorpresa del reencuentro nos hizo celebrar la ocasión esa noche. Una linda bienvenida a la capital antioqueña.

El día siguiente fuimos a otro hostel más barato, y la dueña, Maydde, nos comentó que necesitaba ayuda, a lo que no tardamos en proponerle de trabajar de voluntarios. Ella nos dio unos 300 $ al mes para ayudarla con todo lo posible. El hostal se llama Casa Maydé, por si pasas por esa hermosa ciudad.  Pasamos un buen mes y medio en Medellín, pero el camino llamaba y decidimos ir hacia el sur, hacia el eje cafetero. Ay! Me dejo de recomendarte ir al parque Arví en la montaña atrás de Medellín, justo al lado de la ciudad, al que se puede acceder por el metrocable, un teleférico desde el que disfrutarás de las mejores vistas de la ciudad y los bosques aledaños.

Pues lo dicho, nos dirigimos hacia Salento, precioso pueblo de montaña que nos recibió con alegría. Al ser un pueblo de artesanos no es un sitio fácil para “parchar”, pues las autoridades velan por los artesanos (revendedores realmente) locales. Estando en Salento andamos unos 9 kilómetros para ir al parque de Cocora, para ver supuestamente a las palmeras más altas del mundo. No sé si son las más altas pero son impresionantes… De Salento me llevo el recuerdo de los militares que nos invitaron a comer de su rancho en su campamento en lo alto del monte. El rancho estaba bien rico, y me hizo gracias que me dejaran entrar en el campamento donde prohibían la entrada de todos los que no fueran militares. Allí me quedé platicando con ellos mientras silvia seguía en el “parche”. Al volver me di cuenta que dos policías y un señor de la municipaliodad la estaban echando del puesto, por lo que me acerqué para descubrir como los ciudadanos de Salento discutían copn los policías para que nos dejaran parchar. Es la primera vez que veo a la gente del pueblo defendiendo a los artesanos itinerantes.  Colombia la llevo en el corazón.

De Salento nos fuimos para Pasto y de allí cruzamos a Ecuador. Sé que es un país precioso pero para nuestra desgracia las cosas nos nos salieron muy bien por esas tierras, empezando por la entrada, que fue deplorable. Habían en la frontera al menos cien personas, para sólo tres oficiales. Pero lo bueno es que llegó mediodía y dos se fueron a comer dejando a un solo oficial para sellar a todos. ¡Cuanta incompetencia! De allá nos fuimos a Otabalo (decepción), de allá a Guayaquil (interesante ciudad) y de allí a Montañita (mayor decepción aunque conocimos a rtesanos y viajeros super buena onda). Decidimos irnos raudos para Perú, aunque debido a que mi compañera es de Guatemala le piden visa en todas partes. Así pues pasamos una semana en Huaquillas (frontera con Perú),  y finalmente accedimos a la tierra por la que hice todo este viaje.

Perú fue increíble, desde su entrada mágica en la que vimos saltar cinco veces a una ballena mientras nos dirigíamos a Máncora, como la estancia en Máncora. Que cambio en las caras de la gente de las tiendas o locales (¡sabían sonreir!), esa fue la primera noticia de que ya nos encontrábamos fuera de Ecuador. He encontrado gente maravillosa de Ecuador a lo largo del viaje, pero mi experiencia en el país, después de la acogida de Colombia fue decepcionante.

Pasamos un mes en Máncora, precioso pueblo y playa y sol y comida… ¡Que comida! Sin duda Perú es el país que más me agrada a nivel gastronómico de todos los que he visitado por América.

De máncora bajamos directos a Huacachina, Ica, poniendo fin a la promesa de llegar a esa tierra antes del 21 de diciembre de 2012. Huacachina, como siempre, fue un lugar mágico, donde reencontré viejos amigos y su hospitalidad fue de gran ayuda. En el desierto hice la ceremonia del San Pedro por segunda vez en mi vida, la cual fue maravillosa gracias a la multitud de miedos que ya había expulsado de mi ser durante estos dos años.

Después de Huacachina fuimos a Arequipa, finalmente Puno (en el lago Titicaca), y de allí cruzamos a Bolívia, no sin previa petición de visa. Nos dieron un mes de visa que hemos aprovechado parcialmente en Copacabana, después corriendo para la Paz, Oruro y finalmente Oyuni, desde donde te escribo estas apresuradas lineas.

Bolivia nos recibió fríamente, pero Uyuni, ha sido como un paraíso donde la gente es abierta, las ventas funcionan de maravilla y el clima es fabuloso. No me importaría acabar viviendo en bolivia en un futuro lejano…

De aquí nos dirigiremos a Córdoba, donde unos amigos argentinos que conocimos en Huacachina  nos ofrecieron hospitalidad.

Siento el poco detalle del relato y los muchos saltos, pero es que había demasiado que contar y no tengo mucho tiempo de conexión. Un fuerte abrazo y recuerda que puedes vivir tu propia vida-aventura abandonando los miedos poco a poco! Que los dioses siempre miren por ti!

Publicado en Pergrinando por América | 19 comentarios

Rebobine, por favor – Primera parte

Algo en mi interior me dicta que debo empezar a compartir las experiencias del viaje contigo de nuevo. Lo dejamos todo cuando estaba en Bocas del Toro, Panamá. Ahora debería encontrarme en Colombia o Ecuador, pero estoy sentado en un cybercafé de Ciudad de Panamá. ¡Nadie diría que he cruzado 12 fronteras desde el último post!

Silvia, una amiga que conocí en San Juan del Sur, Nicaragua,  vino a Bocas para continuar su viaje hacia Sur América , y aunque desde hace años soy muy reacio a mantener ningún tipo de relación más o menos duradera con nadie más que mi locura, parece que los dioses tenían otros planes. Así pues decidimos seguir el viaje juntos por un tiempo hacia el Sur, puesto que nuestros caminos coincidían y los sentimientos acompañaban.

Durante todo el mes de febrero estuvimos ahorrando en Bocas gracias a trabajar de divemaster para Dutch Pirate y el empleo de danzante de fuego por las noches en el Bambú Beach Restaurant. Pero ya llevaba tiempo en Bocas y deseaba avanzar viaje, por lo que decidimos dejar la isla Colón a principios de marzo. No es fácil dejarlo todo cuando tienes una rutina económica segura, pero cuando más veces lo haces, más sencillo resulta.

Así fue como llegamos a Ciudad de Panamá con la ilusión de cruzar hacia Colombia, por la ruta de Puerto Obaldía, Capurgana, Turbo y finalmente Cartagena. El mismo día que salíamos de Bocas los problemas políticos entre el gobierno de Martineli y los indígenas Kuna habían provocado que los últimos cortaran toda la Panamericana, por lo que nos quedamos una noche durmiendo en David.  El día siguiente, un viernes, llegamos a la ciudad. La primera noche buscamos alojamiento en el hostel Miami, del cual ya nos habían dado referencia otros viajeros, pero resultó ser más caro y con menos prestaciones que otros hostels de la zona, por lo que sólo pasamos una noche en él. Como tenía ahorros ese día no trabajé, pero salí a ver el panorama por el casco viejo, buscando los restaurantes con terraza donde podría hacer danza de fuego la siguiente noche. La primera impresión de la ciudad después de tanto tiempo por paraísos era de sitio donde ganar plata era sencillo pero que a la vez era un apestoso agujero con ritmo infernal, demasiada gente, ruidos, humos…  Al cabo de tres días marchamos a Portobelo en busca de un carguero que nos acercara a nuestro destino.

¡Que bello es Portobelo! Los dos fuertes y el Castillo de San Felipe vigilaban silenciosos el mar en busca de los desaparecidos piratas. Los inmensos cañones jalonan los fuertes, cañones con un pasado glorioso, colosos defensores del puerto. Mientras los acariciaba podía sentir a los soldados del rey gritando órdenes para rechazar los continuos ataques de los piratas ingleses. La hierba había tapizado el suelo de los fuertes y el castillo, trayendo paz al recinto marcial.

Mientras deambulábamos por el actual puerto de pescadores conocimos a Batiste, un joven francés que también quería seguir la ruta marítima del Caribe, y entablamos una buena amistad. Él nos presentó a Damián, un joven argentino que estaba cruzando américa en una moto Honda de 125 cc, toda una proeza. A lo largo de la tarde fuimos conociendo a más y más compañeros de viaje, y al final del día ya éramos un grupo de nueve personas. Un francés, dos españoles, una guatemalteca, un argentino, dos mexicanos y dos alemanes. Decidimos acampar en una casa abandonada del pueblo, pero un chico local, apodado Tres Puntas nos dejó instalar en el patio de su casa, que era más seguro. Celebramos la reunión con algunas cervezas.

Al día siguiente nuestros sueños se enfriaron un tanto al esperar por varias horas que apareciera alguno de los capitanes de los cargueros que esperaban en la bahía. El primer capitán que encontramos nos permitía viajar con él por 50 $ cada uno, pero el barco salía la semana siguiente. Así pues esperamos unos días más a ver si había opciones de viajar antes con otro. Al final todos los barcos salían la semana siguiente, por lo que resolvimos volver a la ciudad a esperar la salida de los barcos y encontrarlos en Cartí, un puerto más cercano a Colombia. Además en la ciudad, aunque la estancia era más cara, ganábamos dinero, mientras en Portobelo solo podíamos perderlo poco a poco esperando. Esta segunda etapa en la ciudad fue más placentera, puesto que ya conocíamos donde comer, dormir y trabajar, mientras que la primera vez anduvimos con las mochilas unas quince veces arriba y abajo por la calle llamada Peatonal. Damián se quedó en Portobelo, mientras que el resto vinimos a la ciudad. Los demás se hospedaron también en el hotel Caracas, que nos salía a unos seis dólares por persona y noche. Nos reuníamos cada día para compartir las noticias que nos daban los capitanes, pero estas eran cada vez más desalentadoras posponiendo por semanas la salida de los cargueros. A nosotros no nos importaba mucho ya que cada día de estancia en la ciudad significaba un poco más de ahorros para nuestros bolsillos pero a los compañeros se les acababa la paciencia. Buscando alternativas más caras fueron marchando uno a uno, hasta quedar sólo Silvia y yo en la ciudad. Seguíamos llamando a los capitanes, hasta por fin recibir la confirmación, el lunes salía el carguero y lo podíamos abordar el martes en Cartí.  Después de estar dos meses conviviendo con una chapina, que me hablaba de los encantos de su tierra, y viendo que el cruce de Panamá a Colombia era complicado y era improbable que lo volviera a cruzar en mucho tiempo le planteé de ir a Guatemala y después volver a bajar a continuar ruta. La verdad es que cuando salí de México corrí sin parar hasta caer en Utila, y no pude disfrutar de Guatemala. Ahora tenía la guía perfecta y una buena excusa para conocer tan interesantes tierras. Al día siguiente ella escribió los nombres de Guatemala y Colombia en un papel y los metió en una bolsa, dejando que el destino hablara. Así fue como acabamos con una nueva meta hacia el norte, rebobinando más de un año de viaje por Centro América.

Recogimos nuestras pertenencias y nos dirigimos a la estación de autobuses, para agarrar uno hasta la frontera. Desde allí seguiríamos en raid, subiendo en los impresionantes trailers que viajan por estas latitudes de las Américas.

Hasta aquí la primera parte del rebobinado,  deseo que los dioses siempre te cuiden como mereces.

Publicado en Pergrinando por América | Etiquetado , , | 10 comentarios

Tarot – L’Empereur o El Emperador

El cuarto arcano, L’Empereur o El Emperador, es la representación del poder máximo masculino en el plano material. Por motivos personales mi relación con este arcano es un tanto especial y tormentosa. Aún así te debo mi visión del mismo, intentando ser lo más objetivo posible, aunque en temas de interpretación siempre actuamos desde el inconsciente subjetivo.

L’Empereur es el arcano número cuatro, representante de los cuatro puntos cardinales del espacio y dominador de la materia. Los cuatro puntos del arcano se unen en el segundo polígono, el cuadrado. En él encontramos un cielo opuesto a una tierra o una cruz donde un espacio es cruzado por un tiempo. El cuatro es el la unión de los opuestos carne/espíritu del dos unidos dos veces. Tanto si potenciamos el dos a sí mismo (22), como si lo sumamos (2+2) o lo multiplicamos (2*2), encontramos el mismo resultado. Siendo el dos la raíz del Emperador, encontramos que la relación conla Sacerdotisa es muy importante en este arcano, aunque por su iconografía lo normal es unirla siempre ala Emperatriz.

Siendo el exponente de la máxima potencia masculina se hace extraño que su posición sea orientada a la izquierda, símbolo de reflexión y pasividad. Siendo desde los inicios de la metafísica, la energía masculina, considerada como la emprendedora de acción, es algo que debe sorprendernos que El Emperador mire a Occidente. Encarado hacia la reflexión como el arcano dela Sacerdotisa, y sin embargo toda su iconografía y nombre nos conduce a la emperatriz. Hay una relación muy fuerte con la madre, así como con la esposa, que complementa.

El Emperador, como el Loco es uno de los arcanos que viste rojo sobre azul, siendo su sabiduría orientada para ejercer su poder en el mundo, para crear o entrar en acción. Al igual que la carta número XII, el colgado, o la XXI, el Mundo, su protagonista se encuentra con las piernas cruzadas. Estas piernas cruzadas nos sorprenden y nos engañan, ya que nos hablan de acción, como un baile o movimiento sagrado hacia la acción. El Emperador es el viejo Odín que en forma de Dionisio será colgado en el árbol del Ygdrasil para retornar con el poder de las Runas en el andrógino el Mundo. Deberá apartarse de sus propias leyes que lo mantuvieron completamente atado, para resurgir como el ave fénix después de sufrir un sacrificio que le lleva de nuevo a su propia esencia: el Mundo.

El Mundo es representado por la vara que el Emperador ostenta en su mano derecha, ese cetro de poder que le da la autoridad sobre la materia, pero que sin embargo ha olvidado el poder del espíritu, que yace en el escudo apoyado en el trono con el águila bajando las alas. El Emperador piensa en la materia y no es capaz de sentir la espiritualidad de la Sacerdotisa, y ha apagado la fuerza de la Emperatriz.

Él dicta la ley, sentado en su trono de color carne por el poder que la materia, y no la divinidad, le ha otorgado. Como un carnero – normalmente Aries se asocia a este arcano, aunque personalmente lo discuto- arremete en el mundo con su inteligencia, apoyando sus pies en el también dorado suelo y en la intuición que proviene de ese espíritu que aunque olvidado sigue influyendo en sus acciones. La intención del Emperador es recta, su sombrero rojo nos indica que la acción es lo que pretende, y su acción está acompañada por el dorado de la divinidad.

Este arcano representa también la figura del Padre y la autoridad emana de ella. Es el creador dela Ley que será después ejercida o discutida por el Arcano VIII, la justicia, pues la Ley no tiene porque estar en acuerdo con la misma. Es interesante que la Ley que ejerce el arcano número cuatro sea después reconfigurada por el arcano que lo dobla, que encima es una figura femenina. Pero ya entraré en eso en entradas posteriores, cuando llegue a dicho arcano.

Una de las cosas que me comentan a veces es que debería ser más concreto con los significados, pero prefiero comentar aspectos de los arcanos y relaciones que me surgen en la mente y que cada cual saque sus conclusiones sobre los mismos. Hay muchos libros interesantes sobre el Tarot, y además si compras una baraja cualquiera en el manual de instrucciones te vendrán nociones de cada arcano. Es por eso que no entro mucho en que significa el arcano en una tirada concreta. Habría que analizar al lector, su pregunta y la posición del arcano en la tirada. Aun así sí que existen ciertos patrones que te pueden ayudar:

El Emperador puede representar a una figura de autoridad, recuerdo que incluso a uno mismo, como los demás arcanos, cuya mente está enfocada en lo material y en la acción en el mundo. Es una figura que se contrarresta, es la suma de los opuestos. Es la carta de acción masculina, que sin embargo se encuentra meditando y en reposo, es la perfecta pareja de la Emperatriz: Un hombre que la complementa y que como ella tiene sus claros y oscuros. Este hombre es un hombre carismático que oculta sus debilidades y que pretende que se lo valore por sus acciones y obras en el Mundo o la sociedad, quedando en la oscuridad su subconsciente y sus acciones privadas. En estas acciones y errores domésticos el emperador medita taciturno cuando nadie lo observa.

Cuando la carta nos aparece invertida podemos encontrar a un tirano, o a una disminución del poder material o económico o social. Cuidado con las actitudes dominantes y con la terquedad. Pero eso no son más que impresiones, valora y decide lo que este arcano te connota.

Espero que la cuarta entrega de Tarot del blog el Peregrino, que acabas de leer te sea de utilidad para sacar tus propios significados de este arcano. Me gustaría poder dedicar más tiempo a la escritura del mismo, pero como sabes si lees los apartados de la peregrinación por América, en estos momentos creo los nuevos posts en cybercafés, por lo que no puedo dedicar todo el tiempo que deseo a los mismos. Recibe un fuerte abrazo, y que los dioses te guíen en tu senda espiritual hacia la Gnosis.

Publicado en Tarot | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Adiós a Costa Rica

Te pido perdón por esta etapa de silencio digital. Hace un mes le dije adiós a Costa Rica y crucé la frontera de Panamá. En estos momentos me encuentro en Bocas del Toro, Panamá, disfrutando de la vida como nunca y trabajando con la danza de fuego. Localmente me llaman Fireman, aunque hace unos días llegó un auténtico maestro de danza de fuego, por lo que ahora le digo a la gente que me llame candelita man. Bueno, un segundo, que avanzo acontecimientos…

Creo que la historia se quedó en Costa Rica, en el hostel Pura Vida, cerca de Manuel Antonio. Trabajé durante dos semanas en el hostel y fuí fabricando aretes para el futuro. Debido a problemas de carácter y cargas de trabajo con el otro voluntario del hostel decidí cortar por lo sano y irme a Panamá cuando antes. Después de doce días sin haber podido visitar la playa de Manuel Antonio me fui caminando los seis quilómetros que me separaban de la playa… y me enamoré. Qué paisaje más hermoso! Hasta cinco islas se divisan desde la playa, donde una capa de selva llega hasta el mar. Las iguanas juguetean en una de las últimas rocas de la playa, y la arena está llena de corales, conchas, y caracolas. ¡Abundancia de material gratuíto de artesanía! A la vuelta de la playa conocí a Rasta, quizás una de las personas que más me han ayudado sin llegar a conocerme aún. Estuve hablando con este artesano de la vieja escuela, y me permitió plantar mi carpa en su tienda de artesanía, a 25 metros de la playa. Agradecido a esta noble alma y a los dioses, el día siguiente me despedí de Andrés y Sonia, y me fui a Manuel Antonio. Recordaba las palabras de mi colega virtual ElRisco, el cual ya me había avanzado que dejara Quepos y me fuera directo para la playa. ¡Que bello es el Destino y sus mecanismos!

Rasta y el resto de artesanos me acogieron como uno más de la manada, y con ellos pasé los primeros días. Vendía pendientes mientras fabricaba en el mismo puesto de artesanía, y dos veces al día me daba una vuelta por la playa para vender un par más. La vida en Costa Rica es cara, sobretodo la comida, pero con las ventas que hacía me sobraba el dinero. Entonces un vendedor local de artesanía, -un revendedor, que no fabrica, sólo engaña al cliente comprando muy barato y vendiendo muy caro- me vino a ver encantado de mis alegres métodos de venta, en los cuales los clientes se ríen y las ventas van solas. Me fastidia ser tan buen vendedor, ya que odio vender, pero en el camino hay que aprovechar todos las habilidades con las que los dioses o la vida nos han dotado. Así pues tuve la opción de vender mis aretes en su tienda, que estaba en la mismísima entrada del parque. Las ventas no paraban de aumentar, vendía mis pendientes por doquier, y de vez en cuando las artesanías cutre-chinas que vendían ellos, con las que me llevaba una pequeña comisión.

Como saben los que me conocen, no me gusta mucho la presión, y menos por sueños ajenos, por lo que cuando el hijo del dueño me dijo que debía ser más agresivo en las ventas, habiéndole dejado claro en un inicio que mis métodos son los que son y que no los iba a cambiar, le dije que lo sentía pero que no podía seguir vendiendo para ellos. Así pues, dejé la tienda en dos semanas y volví a vender en la playa. Pero algo había cambiado en mi interior. La energía y la belleza de Manuel Antonio habían sido sustituídas por la codicia de sus gentes y su afán de lucro. Siendo así, sin haber ahorrado mucho pero con la mente fría, me levanté por la mañana a la seis, como cada día, y me despedí de Rasta. Él es la persona de la que me llevo el mejor recuerdo de Manuel Antonio, un alma libre, pura, caritativa… Si vais por allá dadle recuerdos míos y compradle alguna de sus botellas decoradas con resina, o espadas de hueso, o pipas…

Con sólo los ochenta dólares que tenía en mi bolsillo me dirigí en autobús hasta la frontera con Panamá. Como llegué de noche, planté la carpa en la ciudad froneriza, en las afueras. Andé hasta encontrar un buen lugar y me escondí de miradas aviesas. A la mañana siguiente compré un hoja de afeitar, me quité la barba y me acicalé un poco. Subí al autobus que me separaba unos diez kilómetros de la frontera con Panamá. Como algunos de vosotros sabréis, la frontera e Panamá exige 500$ a las gentes que pretenden cruzarla. Con una sonrisa en la boca, bien acicalado como un buen turista, y con la tranquilidad de saber que hacía lo correcto crucé la frontera, recibí la ayuda de los dioses y nadie preguntó por mi dinero.

Una vez cruzada la frontera, con un visado de seis meses, agarré el autobús hacia Almirante, y desde allí una lancha a Bocas del Toro. Por la tarde ya estaba pisando la isla. No pasaron ni veinte minutos en la isla cuando encontré a Alejandro y Laura, una pareja que se había instalado en el hostel Pura Vida unos días y que ahora reencontraba en Panamá. Son una pareja encantadora hispanourugaya, siendo ella de Ávila y él de Uruguay (No sé exactamente de qué ciudad :p ). En su día tuvimos buenas conversaciones sobre la vida y la política, siendo nuestros puntos de vista bastante similares.  Ahora el destino nos juntaba de nuevo en Panamá, sabiendo que siempre reúne a los viajeros. Me acompañaron a la plaza donde se encontraban unos artesanos, y después nos despedimos. Una voz femenina gritó mi nombre desde el parque, ¡Era Daniela! Daniela era una artesana mexicana que conocí en Utila, y ahora estaba pasando una racha delicada que ya quedó atrás. Ella me indicó un lugar barato para dormir.

Desde entonces ya ha pasado casi un mes, y los dioses no han parado de agasajarme desde entonces. Los primeros días vendía aretes, pero al cabo de poco empecé a hacer danza de fuego. Tuve la suerte que la chica que hacía la danza de poi en el Bambú Beach Restaurant se fue por problemas familiares, de manera que me contrataron como danzante fijo, puesto que ya había ido un par de veces a pasar el sombrero. Ahora soy el danzante oficial de fuego del local, en el que cada noche aplauden más de doscientas comensales. Nunca había pensado que sería tan agradable vivir del arte…

La suerte quiso que llegara a la isla Theodor, un chico sueco que es un maestro díficil de igualar, el mejor danzante de poi que he visto en toda mi vida. Con él y su novia, Verónica, vamos cada mañana a practicar, y mis habilidades crecen día a día. No sé cuanto tiempo pasaré en esa isla, pero de momento la ilusión por el Camino sigue intacta y se agranda a cada nueva jornada. Espero que el paso a Colombia no sea muy complicado, al no haber ninguna carretera que la una con Panamá, pero eso es un problema que dejo al futuro.

Publicado en Pergrinando por América | Etiquetado , , , | 10 comentarios