Las primeras semanas de peregrinaje por América…

Las pirámides del sol, la luna y Quetzlcoatl dieron la bienvenida a los primeros nahuas que llegaron a estas tierras. Teotihuacan, la ciudad de los dioses. El asombro de las tribus mexicas que vieron por primera vez esta sacra ciudad debió ser monumental.

Gracias a Yesi, mi contacto en DF, tuve la oportunidad de visitar el centro histórico de México DF y el museo arqueológico. Fue muy interesante, aunque nada que se pueda comparar a Teotihuacan. Desde que nos acercábamos por la carretera ya intuía que no me defraudaría esa visita. Suerte que ella me dejó su cámara de fotos, sino me hubiera dado de cabezazos contra la pirámide del sol por no poder fotografiarla. ¡Qué increíble visión! Deambulé extasiado entre las ruinas intuyendo y fantaseando sobre como podrían haber vivido los teotihuanacos.


La primera parada fue la pirámide de Quetzlcoatl, que estaba invadida por una horda de niños de alguna de las escuelas de la zona. Rodeamos la pirámide hasta donde nos permitían las vallas de protección y vimos en la distancia un agujero que se adentraba en la tierra al lado de los muros. En esa ocasión no cruzamos las protecciones, aunque nos resarcimos más tarde en la pirámide del sol.

Caminando por la calzada de los muertos nos fuimos acercando poco a poco a la gran pirámide. De vez en cuando dejábamos la calzada y nos movíamos por las construcciones que la rodeaban. Al llegar a los pies de la pirámide pude observar el ingente tamaño de la misma. ¡Qué monumentalidad! Es una construcción enorme, tan enorme que uno se obliga a pensar en la tecnología necesaria para edificarla. Fuimos rodeando la pirámide para poder observarla en todo su esplendor. No encontramos a nadie en la parte posterior. Parece como si la gente tuviera suficiente con divisarla en su parte frontal. No tardamos en encontrar una entrada a pocos metros de la base, justo en un punto donde la valla para no pasar está cortada. Nos miramos el uno al otro, miramos la entrada, después a nuestro desierto alrededor, sin guardias. Resolvimos que subiría con la cámara mientras ella vigilaba que nadie se acercara. Subí hasta la puerta. Un enorme pasadizo se adentraba hasta lo que parecía el mismísimo centro de la pirámide. Una puerta rejada evitaba todo acceso furtivo. Coloqué la cámara entre los barrotes y hice dos fotos, una sin flash y otra con él. Después bajé a paso rápido hasta el pie del monumento.

Contentos por nuestra mini-aventura a lo Indiana Jones, seguimos rodeando la pirámide hasta encontrarnos otra entrada en la tercera pared. Esta vez no había reja, y no era tanto una puerta como un agujero que se sumergía en la base. Subí de nuevo armado con la cámara y saqué un par de fotos más. Si hubiera tenido una linterna me habría metido a investigar ese hallazgo. Para mi desgracia no disponía de luz, y no me apetecía que las autoridades, de encontrarme me quisieran echar del país demasiado pronto.

Una vez rodeada, subimos hasta lo alto de la misma. Yesi llevaba incienso de copal, que dispusimos a quemar en el último escalón. Nos tumbamos a respirar el aire y la mágica energía del lugar. El último piso es bastante amplio, por lo que cabíamos muchas personas echadas por el suelo. Al principio solo éramos dos, pero en pocos minutos unas doce personas estábamos descansando y disfrutando del paisaje y el sol. Quemamos dos inciensos de copal en total, mientras Tonatiu, el sol, se dedicaba a quemar mi piel. Lo noté más tarde, por la noche, al acostarme.

Cuando nos dirigimos a la pirámide de la Luna, justo al final de la Calzada de los Muertos, eran ya las cinco de la tarde, motivo por el cual, una amable guardia nos negó la subida a la misma. De hecho me fue bien, puesto que pude fotografiarla sin gente.
Andamos durante media hora más hasta llegar de nuevo al coche  que nos traería de nuevo a DF.

La estancia en casa de Yesi fue fenomenal, y con los excelentes guisos de Eva, su madre, creo que en vez de empezar el viaje adelgazando, lo empecé con un quilo de más. El sábado, después de haber pasado tres días en México capital, mi amiga me llevó a Ixixtlán, una ecoaldea dirigida por Kumara, amiga de Yesi y Paty, donde pasé la semana  siguiente.


Ayudando en las tareas diarias pude quedarme a comer y a dormir por 100 pesos al día. Fue una semana mágica, llena de ejercicios espirituales interesantes, noches estrelladas alrededor de la hoguera, música, bailes y canciones de poder. Fue como un sueño, el caballero errante disfrutando del descanso en los dominios de una antigua bruja wiccana. Esos dominios se encuentran a treinta kilómetros de Puebla, bajo la falda del volcán activo Popocatepetl. Son ocho viviendas hechas de adobe con unas sugerentes formas naturales, en algunos casos y con querida intención numerológica en otros. Un edificio era la cocina, otro la sala de meditación, baile y música, y los otros eran viviendas para los ayudantes de paso que vamos llegando a la aldea. A parte también está el Temascal y la sala de sanación, donde se imparten las terapias holísticas. Fue una estancia de ensueño, donde aprendí varios ritmos con el djembé, canté canto armónico de los chamanes mongoles sin miedo a que alguien me escuchara y encontré una paz como hacía tiempo que nos sentía. Ni si quiera encontré en falta la carne, puesto que la cocina en la aldea es vegetariana. Aquí os dejo el link a su blog: http://ecoixixtlan.blogspot.com/

Kumara fue una gran anfitriona, al igual que sus ayudantes, Don Tacho y Margarita, encargados de labores de mantenimiento y cocina. Al cabo de unos días llegaron Akasha y Heather, una pareja de Oregón y Canadá respectivamente, que estaban embarcados en un viaje de recolección de semillas tanto para alimentar como de plantas medicinales. Fue Heather quien me animó a tocar el djembé y me enseñó un par de ritmos para empezar a combinar. También aprendí la canción de la madre tierra para tocar y cantar a la vez.

Aunque los tiempos en la aldea fueron fabulosos sentía que mi corazón tiraba de nuevo hacia el camino, y mi siguiente meta aguardaba: Oaxaca.

Ayer llegué a la ciudad del sureste Mexicano, y su atmósfera vital me ha acompañado hasta ahora. Por la tarde compré el billete de autobús dirección a San Cristóbal de las Casas, cerca de Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas. Más tarde, andando por el zócalo, enfrente del palacio del gobierno me encontré con unas pancartas pidiendo justicia por los ataques indiscriminados de paramilitares a miembros de la etnia Triqui, de San Juan Copala. Enfrente de las pancartas se encontraban mujeres de la etnia vendiendo artesanías para financiar su plantón. Hablando con ellas tuve la oportunidad de hablar con Reyna, portavoz de las mujeres, la cual me dio un dvd con un video sobre lo que está pasando, las matanzas, violaciones y demás desmanes que no intentan detener el gobierno local ni federal. Ayer estuve en un cybercafé rippeando el dvd y en estos momentos lo estoy subiendo a Vimeo para hacer pública su denuncia y con la esperanza que más gente de la comunidad internacional ayude a su causa. El motivo de las matanzas es el plante que hace cinco años, los habitantes de Copala, hicieron al gobierno y a los caciques  que les obligaban a votar a quien más les convenía. Los habitantes declararon la autonomía de la zona, gestionando ellos su propia seguridad y recursos sin intervenciones foráneas. Resultado. los caciques contrataron paramilitares para mediante el miedo volver a controlar a la población. El gobierno corrupto hasta la médula mira hacia otro lado puesto que no le interesa toda una población que desde hace años vota unánimemente en blanco como protesta. Desde hace un año los paramilitares desplazaron a la población y asesinaron a varios miembros de ONG’s que intentaban ayudar a los indígenas. No puedes imaginar la rabia que siento al ver como mis hermanos son asesinados por el derecho a autogestionarse y al derecho de decidir su propio nombre como nación. El poder imperial corrupto y la oligarquía imperante gracias a las armas que sólo ellos poseen, son causantes de dolor a lo largo del mundo. En Europa solo lo notamos en forma de disminución de derechos y capacidad económica, pero en países como México, donde la vida vale menos que una papelina de coca, solo el férreo control de los medios de comunicación mantiene engañados a la mayor parte de sus habitantes. ¡Armas para el pueblo! Basta de palabras, es necesaria acción directa para cambiar este mundo dirigido por psicópatas más pendientes de su cuenta corriente que del bienestar de la humanidad.

Admiro profundamente a Gandhi por su revolución pacífica, al igual que admiro a las mujeres oaxaqueñas que están cada día delante del palacio de gobierno desde hace un año pidiendo justicia… Pero llevan un año y ¡nada ha cambiado! Los malditos dirigentes ni si quiera miran a estos “parásitos”  que están desde hace demasiado tiempo pidiendo justicia. La sangre de mi abuelo de la CNT hierve en mis venas y ya no puedo callarme más en pro de una falsa democracia que nos sume a todos en una dictadura de información gobernada por psicópatas sin escrúpulos. ¡Armas para el pueblo ya mismo! El gobierno escuchó a los indígenas en los noventa cuando Marcos los unió bajo el ejército zapatista armados (no lo suficiente). Pero a indígenas desarmados, ¿para que escucharles? Me hierve la sangre, quizás por haber querido ser un ser invisible más, dormido, trabajando para una élite asquerosa que merece ser barrida de la faz de la Tierra.  Por un lado mis demonios me dicen que no se puede hacer nada, que hay demasiada injusticia en el mundo para poder cambiarlo. Pero mi Maestro Interior me dice que tenemos el poder para aportar nuestro grano, y grano a grano se crean poderosas montañas. Ánimos hermanos y hermanas, la lucha no se ha perdido aun.
A continuación os escribo el manifiesto de las mujeres desplazadas que aguantan este plantón bajo amenazas y violaciones:

” AL PUEBLO DE OAXACA Y MÉXICO
A TODAS Y TODOS LOS QUE LUCHAN POR UN MUNDO MEJOR

Compañeras, compañeros hace 7 meses instalamos este plantón de gente que venía huyendo de la bala criminal que el poderoso mando para acabar con la AUTONOMÍA de nuestro pueblo, de noviembre de 2009 a septiembre del 2010 nuestra comunidad fue cercada por grupos de paramilitares al servicio de Ulises Ruiz Ortiz y su pandilla de criminales que gobernaron nuestro estado en el sexenio pasado, y quienes como una huella de su paso sólo dejaron rencor, dolor, y miseria en nuestro estado, especialmente al pueblo Triqui, pues conocido es por toda nuestra región que, altos funcionarios de la anterior administración estatal fueron los que armaron a los grupos paramilitares. Es por eso que hoy que tenemos conocimiento de que un grupo de legisladores federales se integran en comisión para atender el caso COPALA queremos dejar claro que, ningún confianza le tiene nuestro pueblo a los diputados priístas pues sabemos que son ellos los que han derramado tanta sangre en el pueblo de Oaxaca, también han sumergido a nuestro pueblo en la miseria y en el olvido. Somos claros, no necesitamos y no queremos que los que ayer nos mandaron a la muerte, hoy se quieran disfrazar de justicieros, seguramente con el único objetivo de salvar a sus incondicionales que desafortunadamente todavía tienen en nuestras comunidades. Estaremos atentos a la conducta de estos diputados. Al día de hoy seguimos exigiendo justicia y que se nos otorguen garantías para regresar a nuestra comunidad por parte del estado mexicano y el gobierno estatal, a las trescientas familias que el 19 de setiembre de 2010 fuimos totalmente desplazadas y despojadas de nuestras casas. Para esto participamos activamente en las mesas que para este fin se han instalado por parte del estado mexicano, obedeciendo el mandato de la comisión interamericana de derechos humanos. Se vuelve necesario aclarar a todo nuestro pueblo y a quienes como hermanos han hecho suya nuestra lucha que COPALA VIVE. No nos rendimos, ni nos vendemos. ”

9 marzo de 2011

He invertido sólo una mañana en rippear el dvd que me dieron para difundir y subirlo  vimeo. Ahora y está subido, pero estoy pendiente de aprobación. Espero que os guste y le deis difusión por favor.

La dirección del video es la siguiente: http://vimeo.com/21032160

¡La revolución empieza hoy! Nosotros haremos al hombre del siglo XXI, no permitamos que nos transformen en robots sin alma. Venzamos el miedo y los mensajes de la élite en el poder. Ármate primero de valor y luego levántate contra este imperio del miedo que nos amenaza mediante la fuerza de las armas. Nosotros somos el pueblo, en lucha permanente por nuestra libertad. Dejemos de permitir que se nos pise impunemente. Todos somos COPALA, todos somos hermanos en esta lucha desigual por la justicia y la libertad.

Alzo este cáliz de sangre y juro sobre la sangre de mis ancestros y de mis hermanas y hermanos que no cesaré en la lucha contra el imperio, cualquiera que sea su forma de opresión! Libertad para todos los pueblos humillados, levantémonos ya contra el opresor. ¡No esperemos siempre que sean los otros los que luchen por nuestras libertades!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pergrinando por América y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las primeras semanas de peregrinaje por América…

    • daegorth dijo:

      Muy bueno el link, viene mucho al caso. Ahora en tono de blogger quejica: tío! Ya podrías escribir un par de palabras de saludo, leñe! jajaja

      Un abrazo ReV, ya queda menos para el cambio. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s