¡Pura Vida!

¡Pura vida! Esta es la expresión que define Costa Rica, la amable tierra que me ha acogido en estos días. Llegué a ella con tribulaciones y desesperanzadores malestares, pero todo eso quedará sólo como un recuerdo en mi memoria y en este blog.

Hace seis días abandoné San Juan del Sur con quince dólares, doce aretes, mis juguetes para danzar con el fuego, y una mochila de esperanzas de cara al futuro. A las ocho de la mañana me encontraba en el bus que me llevaría hasta la frontera de Peñas Blancas para cruzar a Costa Rica. De allí me había planteado ir a algún lugar turístico a trabajar o vivir de la artesanía, pero los hados no tenían la intención de facilitar el tránsito sin una profunda meditación. Eran poco más de las nueve y media de la mañana cuando el autobús paró en una especie de mercado que anunciaba la cercanía de la frontera, bajé y pregunté por la frontera. Me indicaron donde ir, pagué un dólar a la municipalidad de Peñas Blancas y me dirigí a que me sellaran la salida de Nicaragua. Que fácil parecía todo…

Argh! Ya casi había acabado este post cuando la electricidad se ha ido y me he quedado sin nada… Creo que voy a acortar los detalles.

Me acerco al agente de la migra (inmigración) y le enseño el pasaporte, el tipo pone cara rara, se queda el pasaporte y me dice que pase detrás del edificio, donde está el despacho de su jefe. Aunque me temo lo peor, no pierdo nunca la esperanza, y me dirijo decidido con una sonrisa para hablar con su jefe. Por desgracia nadie habla conmigo en las siguientes cinco horas, por muchos intentos que haga para establecer algún tipo de comunicación. Un hombre mayor de Costa Rica también está esperando, y establecimos una amistad temporal debido a las horas de espera frente a una gente que no desea dar ningún tipo de información. Me divierte la idea de que es el centro español de cooperación el que ha donado el dinero para hacer ese edificio de la migra, tal y como indica un cartel. Pregunto si me dejan llamar a mi embajada y me contestan que no me preocupe y que espere. Esa espera se alarga durante ocho largas horas, todo un turno de trabajo.

Sé porque retienen mi pasaporte, pues trabajé en Utila y permanecí en total siete meses. Los primeros cuatro meses entran dentro de la legalidad, los otros tres dentro de la corrupción. Para no tener que abandonar el país y seguir trabajando pagué 150$ (típico en las prácticas de la isla) para obtener un papel de un vuelo a mi país (falseado) y un sello en el pasaporte. La alternativa era salir del C4 (Guatemala, Salvador, Honduras y Nicaragua) a México de nuevo y bajar a Utila. Seguí los consejos de los  compañeros y me quedé en la isla, pero parece que la salida del C4 no sería fácil.

Después de cinco horas me permitieron entrar en el edificio, donde veía como trabajaban los agentes. Pensando en como salir del problema (puesto que no tenía dinero para pagar la multa) “regalé” pendientes a todas las agentes que había para que presionaran un poco a su jefe. Gracias a eso me dijeron, después de encerrarse en el despacho del jefe, que no me preocupara y podría salir pronto de allí. Al cabo de tres horas más el jefe me vino y me dijo: Hijo, nosotros te queremos ayudar (traducción para el viajero novato: Paga algo y te dejamos ir). Le dije que sólo tenía quince dólares y que era lo que tenía para comer, viajar y dormir. Me preguntó cuando tenía intención de volver a Nicaragua y le dije que en unos años, después de recorrer el camino hasta Perú como mínimo. Entonces me dejó pasar  -previo pago- pero con dos años de entrada prohibida en el país. Le dije, pero si no he excedido mi visa nicaragüense sino la de Honduras. No tientes tu suerte, hijo. Después de pasar el día entero en la frontera tenía que cruzar a Costa Rica.

La frontera de Costa Rica no es sencilla, pues te piden siempre un boleto de salida del país -que no poseía- pero después del sufrimiento y dejarme a la ruina, los dioses quisieron mimarme un poco. Los dos agentes de Costa Rica vieron el pasaporte español, sellaron sin pedir nada y me escabullí hasta la carretera. Era negra noche, y no paraba de llover. Pregunté donde era el mejor sitio para hacer raid, y me dijeron que unos dos kilómetros adelante. Con todos los bártulos andé bajo la lluvia pensando en lo loco de mi aventura. Hace años cuando mi cuenta bajaba de mil euros me preocupaba, y ahora me sentía feliz con los cinco dólares que me quedaban, a más de 10000 kilómetros de casa y con todo el poder que te da la completa independencia de la sociedad (fronteras y pasaportes a parte). El segundo camión que paré era conducido por Víctor, un hombre de Salvador que se apiadó de este pollo mojado y que se dirigía a la zona de Puntarenas, donde supuestamente encontraría turistas.

Al cabo de unas horas de viaje en ese monstruoso camión, me sentía como un rey. Mirando la carretera desde arriba en la cómoda cabina del tráiler pensaba en la suerte que tenía. Llegamos a Puntarenas y planté la tienda cerca de la carretera de entrada, en un bonito parque. Escondí la tienda entre los árboles para que nadie me molestara y me dispuse a dormir. Por la mañana me dirigí a la playa, que se encontraba a unos dos kilómetros de donde me encontraba, entré por una entrada al lado de un hospital. La playa estaba vacía así que para asearme me bañé en el Pacífico. Un hombre que hacía joguing me indicó que la zona hotelera estaba a unos cuantos kilómetros de allí, así que me dispuse a andarlos por la playa. No había ni un alma, y de turistas menos. Después de diez kilómetros, agotado y preocupado entré en la carretera. Pregunté en hoteles si querían trabajadores, pero con mis pintas sudado y con la mochila los guardas no me permitían pasar a hablar con el gerente. Cansado y sin muchas esperanzas de trabajar en esa ciudad me dirigí a una estación de servicio para pedir un posible raid a otro sitio más turístico. Saqué mis herramientas para hacer aretes y me dispuse a rehacer mi parche (nombre para la tienda ambulante de bisutería de los artesanos), y de paso atraer miradas de posibles compradores. Hice seis pares de pendientes mientras iba hablando con los trabajadores de la gasolinera, los cuales me invitaron a un trozo de tarta y a dos bananas. Les pregunté por un sitio turístico hacia el sur (dirección Panamá) y me hablaron de Quepos. Eran las tres de la tarde y el siguiente autobus no pasaba hasta las cinco de la mañana por mil setecientos colones, unos tres euros. Un amigo de uno de los trabajadores quedó maravillado con mi trabajo y me compró unos aretes para su novia. Sabiendo que para adquirir la abundancia hay que vivir como si todo ya fuera dado me compré un paquete de cigarros pequeño (10 cigarros) y pregunté al dueño de la gasolinera si podía plantar la tienda. No todos los humanos que cruzamos en el viaje son buena gente, y me dijo que no podía estar allí y que me fuera. Era un gringo que sólo hablaba en inglés. Lo maldije para mis adentros y me dirigí a un pequeño parque al lado de la playa, escondí de nuevo la tienda y a las seis ya estaba acostado. Una intensa lluvia me despertó a las tres de la madrugada, pues mi tienda no está preparada para la lluvia, de manera que estaba diluviando dentro de la tienda. Todas mis cosas que no estaban en bolsas estaban completamente empapadas, así que resolví plegar la tienda incluso bajo esa lluvia. Unos minutos después ya estaba preparado; como a esa hora sabía que no encontraría al jefe volví a la gasolinera. El empleado me invitó a un café caliente que me supo a gloria (y normalmenmte no bebo café). Esperé al bus de las cinco y subí en él. Como estaba empapado y con el sudor del día anterior apestaba a sudor y humedad, por lo que me dirigí a la parte de atrás para no molestar a nadie, pero resultó que el bus se llenaba de gente cada día, por lo que en menos de media hora estaba rodeado. Pasé ese trance durante cinco o seis horas hasta llegar a Quepos.

Sólo tenía cinco dólares en mi bolsillo, pero tenía todas las herramientas para ganar dinero. Hablo inglés, francés, catalan y castellano, hago aretes de calidad, danza del fuego, leo la mano, el Tarot, soy reflexoterapeuta e informático entre otros títulos, por lo que estaba seguro de conseguir algo. El único hostel barato que encontré tenía las habitaciones a 11 dólares. Entré en él y me dirigí a la recepción. Les propuse que me dejaran duchar, cambiar y dejar la mochila para salir a vender aretes y si conseguía vender unos pagar el resto para pasar la primera noche. Accedieron y me dirigí hacia las duchas. Abrí el grifo y… ¡No había agua! Cagándome en dios y en todos los santos fui a recepción y les dije que había gastado mis últimos dolares allí para poder ducharme y que era lo que más deseaba en el mundo. Con cara de sorprendido me dijo que no llegaba la presión por alguna razón, por lo que tendría que ducharme con baldes (cubos) de agua. Ese hostel tenía turistas, y no me apetecía buscar otro, por lo que accedí.

Una vez aseado y cambiado veía el mundo de otro modo. Me puse en una mesa a trabajar la alpaca y la gente se fue acercando. Al final las que me compraron aretes fueron dos trabajadoras del hostel. ¡Perfecto! Entonces es cuando ocurrió el milagro, Jorge, el dueño del hostel me habló de un hostel llamado Pura Vida regentado por unos amigos suyos que buscaban un voluntario para ayudar a cambio de cama y comida.

Abriendo los ojos como platos acepté ese milagro de corazón, me fui con el dinero de los aretes y con mi parche a ver a Sonia y Andrés (una madrileña y un colombiano absolutamente adorables) que gestionan este pequeño y pintoresco hostel donde ahora me encuentro. Camino al hostel, que por suerte se encuentra a un kilómetro de Quepos en la carretera selvática a Manuel Antonio, compré un paquete de tabaco y en la misma tienda saqué el aretero y vendí dos pares más. La vida me sonreía. Con toda esa buena energía fui a la entrevista y nos gustamos mutuamente, así que miraculosamente me encuentro trabajando en las puertas del parque natural de Manuel Antonio, ganando bastante dinero con mis aretes, masajes y viendo delante del hostel mismo osos perezosos, mapaches, iguanas rojas, monos cabeza blanca y todo tipo de aves de fantásticos colores. Así es la vida, ¡Pura Vida! Sigue tus sueños, confía en ti cuando los otros nunca lo hagan, y todas las puertas se te abriran de par en par para vivir un paraíso en la tierra, aunque a veces los dioses nos pongan pruebas de fe en nosotros mismos o el Destino.

Un abrazo lector/a, que la fuerza y la fe siempre estén contigo, puesto que lo mereces. Lucha con los demonios de la sociedad y el miedo descubriendo en el proceso un mundo maravilloso más allá de la rutina de la ciudad y la devastación mental causada por la televisión y los mass media. Lee, sueña, vive aventuras, y tu vida será un paraíso en vida. Jugamos, bebemos y nos drogamos para olvidar que no hacemos lo que más amamos: aprender y descubrir nuevas cosas a diario. Te amo tanto como me amo a mi mismo. Luz y paz en tu corazón. ¡Pura Vida!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pergrinando por América y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a ¡Pura Vida!

  1. aleliya dijo:

    si… es asi nene 😀 es hermoso darse cuenta… besos, te quiero 😀

  2. patricia aquino dijo:

    SabesGUERRERO k me queda claro q todos venimos aportar luz en la vida de uno mismo y cada uno de nosotros, de una u otra forma, otros en silencio yotros con vuestras experiencias, al final de cuentas somo uno, y estamos unidos en el corazón de la fuente de la vida, le guste a kien le guste aho!!! buena vibra en tu camino, abriendo brechas para ti y cada uno de nosotros.. aho!!!

  3. unoquelee dijo:

    Felicidades!! una maravilla leer tu crónica de viaje entre tanta desilusión leida.
    un abrazo

  4. ElRisco dijo:

    Ahhh Quepos…que lugar tan feo. Manuel Antonio tiene unas playas que te hacen retroceder unos cuantos millones de años. Me alegro que te vaya bien. Si me permites una recomendacion y tienes la posibilidad, visita la parte sur de la Peninsula de Nicoya, en concreto la reserva de Cabo Blanco, no te arrepentiras.

    Fins aviat home de deu.

  5. ElRisco dijo:

    Este…cuando dices Punto Arenal, supongo que te refieres a Puntarenas? Lugar donde está el famoso ferry que va a la peninsula de Nicoya. Si es así, quins prebrots tienes de plantar una tienda por allí, jajaja….Si no tienes prisa por ir hacia el sur y quieres hacer algo de dinero, o trabajar un tiempo, te recomiendo visites la zona sur-oeste de la peninsula. Ahí hay buenas olas y mucho turismo, pero a partir de enero, porque ahora estás en pleno invierno, que por otro lado tiene su encanto.

    Te recomendaria que te pilles el ferry desde Puntarenas a Paquera, y de ahí en bus a Cobano. Desde Cobano puedes ir hasta Manzanillo, Santa Teresa o Malpaís, y de ahí, después de ser uno de los pocos privilegiados de visitar la reserva que te he dicho antes, puedes ir por Cabuya, siguiendo por Pochote hasta llegar a la famosa Montezuma y su famosa cascada, el ambiente unico que tiene, que tampoco podras olvidar nunca y es un excelente lugar para hacer contactos. Conozco un pescador de por allí que podria darte trabajo, si te interesa.

    No es que me haya recorrido el pais de cabo a rabo, pero me quede unos meses, y sin duda toda esa zona que te he dicho, y desde Samara hasta Playa Panamá, el norte del Pacífico de Guanacaste son lugares mágicos, bastante diferentes al resto de zonas como el pacífico central o el mismo caribe.

    Salut

    • daegorth dijo:

      jajaja ya es la segunda vez que me obligas a updatar un post jajaja

      Sobre lo de la zona de Montezuma, era exactamente donde deseaba llegar, pero al ir en raid me pasé de largo y no estaba para volver para el norte, puesto que ya sabes que me dirijo al sur. Algún día volveré por estas tierras, por lo que tendré la oportunidad de visitar esa zona, al igual que Tulum en México.

      Sobre lo de plantar la tienda, sí, los tengo cuadrados, pero la escondo bien y la planto cuando ya ha oscurecido. :p Voy a cambiar lo de Puntarenas ya mismo.

      Todos los artesanos recomiendan Montezuma… Algún día volveré, seguro.

      Un fuerte abrazo Risco! 😉

  6. aleliya dijo:

    MONTEZUMA… 3 meses vivi ahi… es hermosisimo!! para los artesanos es lo mejor… todos los dias el parche y los sabados la feria organica en el parque… luego de rai a santa teresa y te rayas nene!! jjaa… pero bueno pa la proxima 😛 .. ahi tengo monmton de amigos…
    y otra cosa… hay que tener huevos pa poner la carpa en puntarenas.. ajjaja!!! besos…

    • daegorth dijo:

      Hola Ale! Sí iré en un futuro a ver todo lo que me perdí (Tulum en México, Atitlán en Guatemala, Montezuma en Costa Rica…).

      Y sobre lo de la carpa, pues eso, los dioses siempre ayudan a los tontos. 😉

      Un abrazo!

  7. Fraggle dijo:

    Me alegra leer este blog, de ver que hay gente que hace lo que le da la gana de verdad, de que hay otra forma de vivir, de que se ha de perder el maldito miedo a todo, de que hay otros mundos, vidas, formas y no son intangibles ni extrañas, sino que son bien reales y son ley de vida y es la vida urbana-escalvizante lo que realmente no es normal, sólo las malditas fronteras burocráticas te mantienen atado (aunque sea por poco tiempo). Felicidades.

    • daegorth dijo:

      Hola Fraggle!

      Esa es exactamente la intención del blog. Demostrar con el propio ejemplo que las únicas barrreras que existen las pone nuestra mente. Siempre acuso a la sociedad de las enfermedades humanas y del planeta, pero somos todos y cada uno de nosotros los que tenemos la cura para vivir mejor y crear el paraíso en la Tierra. Este blog es el pequeño granito de arena para la causa.

      Un fuerte abrazo! 😉

  8. ElRisco dijo:

    Satyr!!!
    Intuyo que estás demasiado bien, por eso no das señales de vida.

    Una abraçada.

    • daegorth dijo:

      No te equivocas 😀

      Estoy trabajando en bocas del Toro, Panamá. Me han contratado para hacer cuatro shows de danza de fuego cada noche! Si pasáis por Bocas del Toro venid a visitarme en el Bambú Beach Restaurant a partir de las 20:00! 😉

      Prometo hoy intentar sacar nuevo post y contar un poco como va todo… Un mes es demasiado tiempo! 😉

      Un fuerte abrazo ElRisco, y si puedes saluda al resto de herejes de mi parte! Sigue en pie vuestro viaje a costa Rica?

  9. ElRisco dijo:

    Me alegra saber de tí otra vez!

    Uhhh Bocas del Toro, qué maravilla tío…pues no sé el tema del viaje se quedó volando en el aire, pero por mi parte tengo muy claro que en un abrir y cerrar de ojos estaré sintiendo el olor a mar.

    Un gran abrazo Satyr.

    • daegorth dijo:

      Me alegra escucharlo ElRisco! Las vibras de esta zona de América són muy buenas.

      Te deseo lo mejor, y que en breve puedas estar nadando en las cálidas aguas del Caribe! Tu sabes que no es tan caro como lo pintan… El salto es lo que más cuesta.

      Un fuerte abrazo!

  10. Lucia dijo:

    Felicidades por este blog y por ese valor que tienes al recorrer tantos sitios sin mucho dinero, ya quisiera ser como tu. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s